Incluso antes de que un cliente estrene su auto nuevo, una batería puede haber experimentando una considerable descarga. Muchos procesos normales ocasionan que la batería se descargue y pierda poder.

Algunos de estos procesos son:

  • Reacciones químicas típicas dentro de la batería.
  • Construcción interna de la batería.
  • Como se maneja la batería durante el empaque.
  • Almacenaje del vendedor de la batería y preparación para un nuevo vehículo.
  • Encendidos cortos que no permiten a la batería ser cargada completamente.

El estado de carga de la batería se enfrenta con:

  • Fugas parásitas típicas de energía.
  • Almacenamiento prolongado.
  • Cambios de temperatura.
  • Hábitos de manejo.

Factores Internos

  • Fugas parásitas.- Pequeñas corrientes eléctricas que son usadas por algunos accesorios (relojes digitales y módulos de control electrónicos) causan en la batería una descarga continua. Mencionados como drenajes furtivos, estos circuitos están conectados a la batería y constantemente liberan pequeñas corrientes de energía incluso cuando el motor está apagado.
  • Inactividad y almacenamiento.- Mientras más inactiva se encuentra una batería, más se descarga. Entre más tiempo esté inactiva, el problema es mayor. Para la mejor duración de la batería, los cables de tierra deben ser desconectados si la batería no va a ser usada por más de 30 días, o la batería debe ser recargada cada 30 o 60 días. La cantidad de descargas furtivas está determinada por el nivel de equipo electrónico dentro del auto.
  • Almacenamiento incorrecto.- Para almacenar correctamente la batería, los orificios de ventilación deben estar siempre hacia arriba. Esto prevendrá el escape del electrolito.
  • Temperatura.- La temperatura ideal para la operación de una batería es de 21°C. Las temperaturas extremas afectan la vida de la batería. Las temperaturas más bajas pueden hacer que las baterías produzcan menos poder y sean más difíciles de cargar.